Destacan riesgos de los pequeños Estados insulares en desarrollo

El impacto del Huracán Matthew, el cual azotó a Haití en octubre anterior, pone de manifiesto el riesgo de desastres que enfrentan los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Por Jonathan Fowler

CANCÚN, México, 21 de mayo de 2017 – El día de hoy, con antelación a la sesión de la Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres, decenas de las naciones insulares más vulnerables a los efectos climáticos en todo el mundo destacaron sus esfuerzos para mitigar las amenazas existentes y lograr el desarrollo sostenible.  

Diversos delegados del grupo de pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID), que está integrado por naciones miembros ubicadas en todos los océanos del mundo, iniciaron una jornada de tres días de conversaciones en torno a la forma de superar los retos tan difíciles que estos países deben superar. Tales retos se incluirán en la sesión de la Plataforma Global, cuyas reuniones preparatorias iniciarán este lunes en Cancún, México, antes de las sesiones formales que se llevarán a cabo entre el miércoles y el viernes.

Durante unas palabras de apertura, el señor Robert Glasser, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, señaló que este grupo de los PEID “es como ir pasando lista sobre la prevención, la resiliencia y la recuperación a partir de desastres recientes, así como de situaciones que casi se transforman en desastres”.

Este mes, el Ciclón Dona, que surgió fuera de la temporada normal de ciclones en el Pacífico, azotó a Vanuatu y Nueva Caledonia, mientras que, en octubre anterior, Haití debió emplear una gran cantidad de recursos para salvar muchas vidas antes de la llegada del Huracán Matthew a su territorio. Aun así, más de 600 personas perdieron la vida, a pesar de las alertas tempranas emitidas. Se calcula que las pérdidas del país por los daños que ocasionó este huracán a la agricultura, viviendas e infraestructura de vital importancia ascienden a un 32 por ciento de su producto interno bruto (PIB).

El señor Glasser explicó que “cuando los huracanes, ciclones, sequías, erupciones volcánicas, terremotos y tsunamis golpean a un pequeño Estado insular en desarrollo, por lo general toda la población resulta afectada. Muchas islas pequeñas también deben enfrentar eventos recurrentes localizados, tales como marejadas ciclónicas, aludes e inundaciones”.

El señor Glasser añadió que “un tamaño pequeño de la población también aumenta el grado de vulnerabilidad. Si un alto porcentaje de la población resulta afectada, herida, lesionada o pierde la vida, esto puede generar consecuencias a largo plazo para la recuperación, para el desarrollo y para las actividades económicas en general. Las pérdidas futuras debido a los desastres representan un peligro existencial para los pequeños Estados insulares en desarrollo. Todo esto menoscaba sus esfuerzos dirigidos a erradicar la pobreza y construir ciudades y comunidades resilientes”.

Por su parte, el señor Joao Raimundo Lopes, delegado de Guinea-Bissau, resumió los retos que se enfrentan de una forma clara: “Básicamente, nuestro país depende de sus recursos naturales para nuestra supervivencia”.

Asimismo, la señora Habiba Gitay, de la Iniciativa para la Resiliencia de Pequeños Estados Insulares, del Banco Mundial, afirmó que “hay unos 34 países que están al frente en lo referente al impacto del cambio climático. Si bien estos países enfrentan esos efectos diariamente, también producen algunos de los mejores resultados e innovaciones que existen”.

Hace un poco más de un año, 13 pequeños Estados insulares en desarrollo del Caribe, del Océano Índico y del Pacífico, fueron algunos de los primeros países en todo el mundo en firmar el Acuerdo de Paris sobre el Cambio Climático. De forma conjunta, estos países generan el equivalente a únicamente el 0,02 por ciento de los gases de efecto invernadero, pero también se encuentran entre las naciones que corren un mayor riesgo de experimentar las pérdidas más cuantiosas debido al cambio climático.

Debido a la gran cantidad de retos que deben abordar, el señor Glasser afirmó que se debe aplaudir a los pequeños Estados insulares en desarrollo por “estar a la altura de las circunstancias y asumir una función de liderazgo para integrar las acciones para el riesgo de desastres y el riesgo climático en una era en la que han aumentado drásticamente los eventos meteorológicos extremos, los cuales desencadenan el 80 por ciento de todos los desastres provocados por amenazas naturales”.

El señor Glasser añadió que “no nos debe sorprender, entonces, que los pequeños Estados insulares en desarrollo estén al frente de las soluciones y también hayan tomado la iniciativa de velar por que exista congruencia en su enfoque para implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, estableciendo así claros vínculos entre el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

El Representante Especial también elogió las iniciativas de diversos países, como las Islas Mauricio, al igual que una serie de esfuerzos regionales, tales como el Marco para el Desarrollo Resiliente en el Pacífico, las labores de la Agencia Caribeña para la Gestión de Emergencias y Desastres y la iniciativa denominada Modalidades de Acción Acelerada para los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (también conocida como la Trayectoria de Samoa), adoptada durante una conferencia internacional celebrada en 2014 en Samoa.

La señora Molly Nielsen, delegada de Samoa explicó que “la gestión del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático no son fines por sí mismos, sino que se deben dirigir a proteger el desarrollo”.

El señor Titus Antoine, participante de la isla caribeña de Granada, explicó que las políticas en su país también abordan los retos que se enfrentan como parte de un todo, afirmando lo siguiente: “Conversamos sobre la gestión del desarrollo nacional, junto con el cambio climático y la gestión del riesgo de desastres. El hecho de tener planes es una cosa, pero ¿cómo se hace para que toda una maquinaria los respalde?”  

El señor Antoine señaló que el punto clave es velar por que no solo los departamentos de protección civil y de gestión del riesgo de desastres aborden este asunto, sino todas las ramas del gobierno de un país, lo cual requiere de un sólido liderazgo de forma global.

El señor Mosese Sikivou, Coordinador Regional del Programa para la Resiliencia del Pacífico, de la Secretaría del Foro de las Islas del Pacífico, secundó estas palabras y aseveró lo siguiente: “Necesitamos Ministros de Finanza que impulsen la agenda. Necesitamos que redoblen esfuerzos y asuman una función activa dentro de la agenda para la resiliencia”.

Enlaces relacionados

Plataforma Global 2017 para la Reducción del Riesgo de Desastres

 

 

Siga las noticias de la UNISDR en línea:

     

 

 

 

 

 

 

Estamos estrenando cuenta en Twitter @UNISDR_AMERICAS
Síguenos!



CONÉCTATE CON