Comunicado de prensa
23 de noviembre de 2015 – UNISDR 2015/39


Un estudio que abarca 20 años revela que el 90 por ciento de los desastres son meteorológicos

Estados Unidos, China, India, Filipinas e Indonesia registran las cantidades más altas

Por: UNISDR

23 de noviembre de 2015, GINEBRA – Un nuevo informe publicado el día de hoy por las Naciones Unidas, titulado “The Human Cost of Weather Related Disasters” (El costo humano de los desastres meteorológicos), revela que durante los últimos 20 años, el 90 por ciento de los desastres de mayor magnitud han sido ocasionados por 6.457 inundaciones, tormentas, olas de calor, sequías y otros eventos meteorológicos registrados.

Los cinco países más afectados por la mayor cantidad de este tipo de desastres son los Estados Unidos (472), China (441), India (288), Filipinas (274) e Indonesia, (163).

El informe y el análisis que recopiló la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) y el Centro de Investigación sobre Epidemiología de los Desastres (CRED, por sus siglas en inglés), con sede en Bélgica, demuestra que desde que se llevó a cabo la primera Conferencia sobre Cambio Climático (COP1) en 1995, 606.000 personas han perdido la vida y 4.100 millones de personas han resultado heridas, han perdido su hogar o han necesitado asistencia de emergencia a consecuencia de algún desastre meteorológico.

El informe también destaca una serie de vacíos en cuanto a los datos, aseverando que las pérdidas económicas que ocasionan los desastres meteorológicos son mucho más altas que las cifra registrada de $1.891 billones, la cual representa el 71 por ciento de todas las pérdidas atribuidas a las amenazas naturales durante ese período de 20 años. Únicamente el 35 por ciento de los registros incluye información sobre pérdidas económicas. En ese sentido, la UNISDR calcula que la verdadera cifra de las pérdidas que ocasionan los desastres —incluidos los terremotos y los tsunamis— varía entre $250.000 millones y $300.000 millones de dólares estadounidenses anualmente.

Como parte de la presentación del informe, la Sra. Margareta Wahlström, Jefa de la UNISDR, aseveró lo siguiente: “El clima y el tiempo son dos de los principales elementos impulsores del riesgo de desastres y este informe demuestra que el mundo está pagando un alto precio en pérdidas de vidas. Asimismo, las pérdidas económicas representan un gran reto para el desarrollo en muchos de los países menos desarrollados que luchan contra el cambio climático y la pobreza.

“A largo plazo, un acuerdo en París durante la celebración de la COP21 para reducir emisiones de gases de efecto invernadero representará una contribución considerable a la reducción de pérdidas y daños ocasionados por los desastres, los cuales en parte están impulsados por el calentamiento del planeta y por la elevación del nivel del mar. Por ahora, hay una necesidad de reducir los niveles existentes de riesgo y evitar la creación de otros adicionales al velar por que las inversiones públicas y privadas se informen sobre el riesgo y no aumenten el grado de exposición de las personas y los bienes económicos a las amenazas naturales en las planicies aluviales, los litorales vulnerables de baja altitud y otros lugares no aptos para asentamientos humanos”.

La Sra. Wahlström afirmó que el año del desarrollo sostenible inició con la adopción del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres en marzo anterior. Este plan abarca un período de 15 años y que ya ha recibido el respaldo de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El Marco establece metas claras para lograr la reducción considerable de las pérdidas que ocasionan los desastres, lo cual incluye la mortalidad, la cantidad de personas damnificadas, las pérdidas económicas y los daños a infraestructura crítica, tales como escuelas y hospitales.

Por su parte, la Profesora Debarati Guha-Sapir, Jefa del CRED, explicó que “el cambio climático, la variabilidad climática y los eventos meteorológicos representan una amenaza para lograr la meta general de erradicar la pobreza, algo que han establecido los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y abordar otros elementos impulsores del riesgo, tales como el desarrollo urbano no planificado, la degradación ambiental y deficiencias en las alertas tempranas. Para todo esto, es necesario velar por que las personas en riesgo permanezcan informadas, al igual que fortalecer las instituciones que gestionan el riesgo de desastres”.

DETALLES RELEVANTES DEL INFORME

Asia es el continente más afectado por el impacto que generan los desastres, lo que incluye 332.000 muertes y 3,7 mil millones de personas perjudicadas. En este número de víctimas mortales se registran 138.000 muertes ocasionadas por el ciclón Nargis, el cual azotó a Myanmar en 2008.

En total, entre 2005 y 2014 se registró un promedio de 335 desastres meteorológicos, lo cual representa un aumento del 14 por ciento en comparación con el período comprendido entre 1995 y 2004 y casi el doble del nivel registrado entre 1985 y 1995.

La severidad de los estragos que ocasionan los desastres en la sociedad civil se revela en otras estadísticas tomadas de la Base de Datos del CRED sobre Eventos de Emergencias (EM-DAT): durante el período que abarca el estudio, los desastres dañaron o destruyeron un total de 87 millones de viviendas.

Las inundaciones representaron el 47 por ciento de todos los desastres meteorológicos que ocurrieron entre 1995 y 2015, las cuales perjudicaron a 2.300 millones de personas y cobraron la vida de 157.000 más. Las tormentas fueron el tipo más mortal de desastres meteorológicos, pues ocasionaron 242.000 víctimas mortales o el 40 por ciento de las muertes ocasionadas por estos desastres en el ámbito mundial. El 89 por ciento de estas muertes ocurrió en países de ingresos más bajos.

En general, las olas de calor cobraron la vida de 148.000 de las 164.000 personas que fallecieron debido a temperaturas extremas. El 92 por ciento de las muertes ocurrió en países de altos ingresos y de estas el 90 por ciento fue en Europa.

Las sequías repercuten más en África que en cualquier otro continente.  Entre 1995 y 2015, la base de datos EM-DAT registró 136 eventos de este tipo en África, incluidas 77 sequías sólo en África Oriental. El informe destaca la necesidad de mejorar la recopilación de datos sobre las muertes indirectas que ocasionan las sequías.

Sobre la UNISDR: La UNISDR es la oficina de las Naciones Unidas dedicada a la reducción del riesgo de desastres y está encabezada por la Representante Especial del Secretario General de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres. La UNISDR respalda la aplicación del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, el cual busca “la reducción considerable del riesgo de desastres y las pérdidas ocasionadas por éstos, tanto de vidas, medios de subsistencia y la salud como de bienes económicos, físicos, sociales, culturales y ambientales de las personas, las empresas, las comunidades y los países.”

Enlaces relacionados

Descargar reporte en Inglés


 

Siga las noticias de la UNISDR en línea:

     

 

 

 

Estamos estrenando cuenta en Twitter @UNISDR_AMERICAS
Síguenos!



CONÉCTATE CON