Trabajan para proteger de los desastres a los más vulnerables con el Plan de Acción 2013-2014

Diez países, entre los que se encuentra Argentina, se benefician del Plan de Acción 2013-2014 del departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (DG Echo) para América del Sur, que busca reducir el riesgo de desastres y la vulnerabilidad de los más pobres ante fenómenos naturales extremos como sequías, inundaciones, terremotos, erupciones volcánicas, tsunamis, y deslizamientos de tierras.

Caviahue debe incorporar señalización orientativa por ser zona de riesgo volcánica. Foto: N. Ovando.

Fuente: Norberto Ovando (*), especial para AIM

PARANÁ, ARGENTINA, 9 de julio de 2013.- La Unión Europea reafirmó su compromiso con la reducción de riesgos de desastres en América del Sur, con el lanzamiento de un nuevo plan de acción 2013-2014 donde invertirá 14.5 millones de euros en 10 países del continente para mejorar la preparación y reducir la vulnerabilidad ante fenómenos naturales extremos como sequías, inundaciones, terremotos, erupciones volcánicas, tsunamis, y deslizamientos de tierras.

“Nuestros programas obtienen resultados tangibles. En el último plan de acción hubo más de 400 simulacros y 7.000 empleados públicos formados sobre cómo reducir riesgos y responder ante las emergencias. Se trabajó para hacer 380 escuelas más seguras y se incidió sobre más de 500 comunidades en América del Sur”, afirmó Álvaro de Vicente, responsable de la Oficina de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea  (DG Echo) para América del Sur, excepto Colombia.

Durante el lanzamiento del plan de acción, de Vicente añadió:  “debemos seguir impulsando una mayor preparación porque ésta evita no sólo las grandes pérdidas económicas que generan los desastres, sino el sufrimiento humano de las poblaciones más pobres y vulnerables, que son generalmente las más afectadas por los desastres”.

El programa de preparación ante desastres de la Comisión, conocido como DIPECHO por su nombre en inglés (Disaster Preparedness Echo), busca limitar el impacto negativo de las catástrofes mediante la prevención y el fortalecimiento de las capacidades de respuesta de las autoridades y las poblaciones afectadas. Los proyectos DIPECHO financian la creación de sistemas de alerta temprana, de coordinación local o nacional para responder de forma inmediata tras un desastre, elaboración de planes de emergencia, así como capacitaciones y campañas de sensibilización. También costean la realización de pequeñas obras de infraestructura que disminuyen los riesgos, como diques para evitar deslizamientos de tierra o depósitos de agua en zonas propensas a la sequía.

Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela son los países beneficiados en el nuevo plan de acción DIPECHO 2013-2014, a cuya dotación de 12 millones de euros hay que añadir 2.5 millones más, específicamente destinados a actuar sobre zonas golpeadas por la sequía, para ayudar a las comunidades a prepararse mejor, adaptando cultivos, protegiendo el ganado y las fuentes de agua.

Los proyectos serán llevados a cabo por organizaciones socias en el terreno con las que ECHO tiene una amplia trayectoria de colaboración, entre ellas Plan, Care, Cáritas, Acción Contra el Hambre, Oxfam, Welthungerhilfe, Cruz Roja, un consorcio de siete ONG´s internacionales, lideradas por Soluciones Prácticas, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), UNESCO, la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja (IFRC); y la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres (UNDRR).

La ayuda humanitaria es una expresión concreta de los valores fundamentales de la Unión Europea: solidaridad con las poblaciones más vulnerables, respeto por la dignidad humana, igualdad y tolerancia.

Conclusión Ante un desastre, es fundamental que tanto las personas como las instituciones encargadas de dar una respuesta tengan la mejor preparación. “Queremos lograr que esas comunidades estén mejor preparadas y, cuando un fenómeno natural llegue de improviso, sea la propia comunidad la que evite que haya víctimas mortales, o que se pierdan propiedades, cosechas y ganado”, afirmó Álvaro de Vicente.

Norberto Ovando (*) es presidente de la Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN); experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas (WCPA de la UICN). Red Latinoamericana de Áreas Protegidas (RELAP).

Enlaces realacionados

DIPECHO América del Sur 2013-2014

Facebook de DIPECHO LAC

 

 

 

Siga las noticias de la UNDRR en línea:

     

 

 

 

Día Internacional para la RRD

Ver Sitio Web

CONÉCTATE CON