Un sistema de orden y compromiso - Ciudad de Guatemala (Guatemala)

 

Por Patrick Fuller

Según el informe mundial WorldRiskReport 2018, Guatemala ocupa el séptimo lugar del mundo en términos de vulnerabilidad ante el riesgo de desastres. Mientras que el país experimenta un promedio mensual de 27 sismos de magnitud inferior a 6,5, las pérdidas económicas de los últimos 20 años ocasionadas por desastres han superado los 2 000 millones de dólares estadounidenses. La ciudad de Guatemala en sí se encuentra dentro del área de influencia de tres volcanes activos y tanto las vidas como las propiedades de la ciudad son periódicamente amenazadas por huracanes estacionales, así como por deslizamientos de tierra e incendios urbanos. 

La ciudad de Guatemala es el centro financiero del país. La población de la ciudad varía entre 1 800 000 personas durante la noche a más de 3 millones durante el día debido al flujo de trabajadores que se desplazan desde municipios aledaños. 

"El setenta por ciento de la infraestructura de la ciudad está dedicada al comercio y a los servicios", explica el alcalde, Ricardo Quiñónez. "Nuestro activo más valioso es nuestra población. La preparación ante desastres no se limita a contar con infraestructura y servicios sólidos, debemos trabajar estrechamente con las comunidades y construir alianzas estratégicas con socios del sector público y privado para desarrollar nuestra resiliencia ante los desastres."

Todos los años, el alcalde Quiñónez encabeza un homenaje a las 23 000 víctimas mortales del devastador terremoto de magnitud 7,5 que azotó Guatemala el 4 de febrero de 1976. Más de un millón y medio de personas perdieron sus hogares. Muchos terminaron hacinándose en asentamientos ilegales no planificados construidos en las afueras de la ciudad de Guatemala. Miles de hogares precarios se encuentran hoy en día colgados de las empinadas laderas de los barrancos de la ciudad. 

En 2016, se encomendó al vicealcalde, Héctor Flores, la tarea de mejorar la capacidad de la ciudad para prevenir, prepararse y responder a los desastres. El resultado de este impulso fue la creación del Plan de Administración de Vulnerabilidades y Emergencias, conocido como AVE

"Hasta ahora, nuestros protocolos de respuesta a desastres se encontraban en los manuales y cuando llegaba la emergencia, nadie recordaba qué decía el manual ni lo que había que hacer", explica Flores. "Necesitábamos un sistema que estableciera un orden e involucrara a los diversos actores en una situación en tiempo real."

El AVE consta de siete componentes entre los que figuran una plataforma digital y una aplicación móvil; una estructura de coordinación de respuesta a emergencias y un plan de respuesta para trabajadores municipales; un grupo de coordinación de actores externos y un plan de participación ciudadana. 

Uno de los componentes del AVE es un plan de acción para la reducción del riesgo de desastres (RRD) elaborado por la Municipalidad de Guatemala con el apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR) en el marco de la campaña mundial "Desarrollando Ciudades Sostenibles y Resilientes", financiada por la Comisión Europea.

Douglas Rodas es el coordinador de logística del recién creado Centro de Operaciones de Prevención de Emergencias del Municipio (COPEM). La ciudad carecía de una unidad específica para la resiliencia ante desastres, siendo la creación del COPEM un primer paso para implementar el plan de RRD. En la actualidad, Rodas forma parte de un equipo especializado de siete personas responsable de la coordinación general del AVE. 

El COPEM ha logrado avances notables en el desarrollo de nuevos protocolos de respuesta a desastres para cada uno de los departamentos municipales de la ciudad. 

"Antes, los únicos que contaban con protocolos eran los servicios de policía y de bomberos, ahora todas las instancias de la Municipalidad están incluidas", explica Rodas. "Desde que elaboramos el plan de RRD, todos saben lo que deben hacer y cuándo deben actuar en caso de emergencia. Ahora cada uno de los departamentos comprende también las responsabilidades de los demás departamentos." 

La aplicación del AVE permite mejorar la comunicación entre los distintos equipos y enviar recordatorios sobre las acciones de clave de respuesta.

"La Policía Municipal de Tránsito sabe que es necesario mantener despejadas las rutas hacia el aeropuerto y los hospitales, y el equipo de mapeo sabe que debe usar sus drones para la evaluación aérea de los daños. Si un edificio se derrumba, se le puede pedir al equipo de planeación que extraiga el plano del edificio a través de la computadoras para contribuir en los esfuerzos de búsqueda y rescate", añade Rodas. 

Una de las prioridades ha sido mapear toda la ciudad en 3D. Este ejercicio ha ayudado al equipo de planificación de la ciudad a identificar 252 asentamientos informales considerados de alto riesgo.

"Ahora podemos comenzar a producir mapas con diferentes capas de información que muestren la topografía de una zona, la densidad de la vivienda y la infraestructura subterránea, como las cañerías de agua. Incluso podemos calcular el número de personas que hay en un bloque de apartamentos y su situación socioeconómica", explica Emilio Vargas, del departamento de planificación urbana. 

"Este nivel de información nos ayuda a integrar el riesgo en nuestra planificación colectiva, ya sea en la creación de espacios verdes en la ciudad o en la identificación de posibles inversiones en infraestructuras esenciales".

Teniendo en cuenta las restricciones presupuestarias, una de las prioridades del plan de RRD de la Municipalidad es cambiar la mentalidad de la población y lograr que la RRD sea un asunto de todos. Se están formado equipos comunitarios de respuesta a desastres (ECORED) en cada una de las 22 zonas de la ciudad que actuarán como puntos focales de RRD dentro de sus comunidades. 

"Los ECORED serán los ojos y los oídos del municipio", explica Douglas Roda. "Si ven un incendio o cualquier tipo de desastre en su vecindario, nos informan a través del alcalde auxiliar de su zona". 

A nivel nacional, es el Ministerio de Defensa de Guatemala quien lidera la gestión de desastres. El coronel Ariel Mazariegos, director general de Gestión Integral de Reducción de Riesgos del Ministerio de Defensa, ha desempeñado un papel fundamental en el desarrollo del plan de RRD de la Municipalidad. 

"Hemos proporcionado capacitación, herramientas y conocimiento a la Municipalidad sobre el desarrollo de sus protocolos y planes de respuesta ante desastres. La siguiente etapa consiste en movilizar al ejército para apoyar una simulación realista de desastres en alguna zona seleccionada de la ciudad. Esto requiere mucho apoyo logístico."

En noviembre de 2018, el ejército colaboró estrechamente en la organización del primer ejercicio anual de simulación de respuesta a terremotos de la ciudad, un ejercicio teórico en el que participaron 250 personas y 15 instituciones del municipio. Está previsto realizar más ejercicios de simulación para llegar a un público más amplio. Se coopera también con el Ministerio de Educación para trabajar con las escuelas y también se realizarán ejercicios de simulación con el personal de los bancos ubicados en el distrito financiero de la ciudad. 

"Parte de nuestra estrategia consiste en tocar puertas y construir relaciones en los sectores público y privado para crear resiliencia ante los desastres en toda la ciudad", explicó Douglas Rodas. "Estamos hablando con las principales compañías de telefonía celular de la ciudad para asegurarnos una red de comunicaciones capaz de resistir un desastre de gran magnitud, como puede ser un terremoto. También estamos conversando con la Cámara de Comercio, que puede aportar maquinaria para despejar las carreteras de acceso y retirar escombros."

El alcalde Quiñonez está decidido a que la ciudad esté preparada ante cualquier eventualidad. El plan de RRD de la Municipalidad incluye la identificación de sitios para cuatro grandes refugios con capacidad para 800 evacuados cada uno.

"Queremos que la reducción del riesgo de desastres sea un asunto de todos. Ya tenemos planificada la creación de comités de respuesta a desastres en 820 barrios de la ciudad. Los veo reuniéndose para capacitarse los fines de semana en estos sitios, junto con ONG con experiencia y conocimiento en el trabajo y la gestión de voluntarios. Nuestra principal prioridad es lograr que todas las instituciones de la ciudad trabajen juntas en una respuesta integrada. Tenemos la fuerza y ahora también la tecnología de AVE para que la respuesta sea mucho más eficiente."


Links relacionados

https://www.eird.org/camp-10-15/

 

 

 

 

 

Siga las noticias de la UNDRR en línea:

     

 

 

 

 

 

 

Estamos estrenando cuenta en Twitter @UNDRR Américas y el Caribe
Síguenos!



CONÉCTATE CON